El proyecto incluye dos volúmenes, uno principal retranqueado de la línea de fachada a la calle y en el que se desarrolla la vivienda y uno secundario con fachada directa a la calle en el que se engloba el garaje. Los volúmenes están dispuestos de manera que se generan dos patios en la parcela, uno delantero y otro trasero, de muy diferente índole.

Las ideas que han prevalecido en la proyección y posterior ejecución de este conjunto fueron la importancia de la luz en el interior de la vivienda, la privacidad y el ahorro en el consumo de energía. De estas ideas son consecuencia, por tanto, el retranqueo del volumen de vivienda, el uso de carpinterías y cerramientos que mejoran el aislamiento térmico y acústico, así como la apertura de huecos en todas las estancias de la vivienda cuyo control solar se basa en carpinterías de aluminio tipo mallorquina.